DENUNCIAMOS QUE AYUDAS POR COVID-19 A LAS MIPYMES NO HAN PODIDO MATERIALIZARSE

Las bancadas del Partido Conservador en Senado y Cámara de Representantes de la República de Colombia pusimos en conocimiento de la opinión pública la difícil situación por la que está pasando el sector de Micro, Pequeñas y Medianas empresas (Mipymes) de nuestro país.

En los últimos días recibimos con preocupación y asombro el diagnóstico realizado por la Asociación Colombiana de Pequeñas y Medianas Empresas – ACOPI sobre la situación actual de las Mipymes, que generan alrededor de 17 millones de empleos formales, un 82% de la fuerza laboral del país. El Gobierno del Presidente Iván Duque  creó con gran esfuerzo líneas especiales de créditos, que tienen valor total de 20 billones de pesos; así como el fortalecimiento del Fondo Nacional de Garantías que cubra el 80% del valor de créditos, y en buena hora el Gobierno ha anunciado se extenderá al 90%. Sin embargo, es menester que esta bancada denuncie a la opinión pública las siguientes situaciones que no están permitiendo la materialización de estos beneficios:

  1. La Banca ha implementado el nivel de perfilación de riesgo de las empresas.
  2. Los requisitos para acceder a los créditos resultan complejos.
  3. No se respeta el período de gracia y el plazo de pago establecido en los instrumentos del Gobierno Nacional.
  4. Se presenta una dilatación entre la solicitud del crédito y el tiempo de respuesta de la misma, lo cual implica un riesgo para el empresario quien no cuenta con los recursos de manera inmediata para cumplir con el pago de la nómina.
  5. No se están acreditando nuevos créditos, por el contrario, se presenta una restructuración del crédito actual.
  6. En cuanto al tema de congelamiento de créditos adquiridos antes de la crisis, solo se congela el capital y no los intereses, lo cual encarece en el mediano plazo el préstamo. Es decir, los bancos no tienen en cuenta la coyuntura actual para el cobro de la cartera.
  7. A pasar que se ofreció el no pago de las cuotas de crédito vigentes durante tres (3) meses, los bancos siguen haciendo descuento de las cuotas correspondientes.

Es preocupante que un sector con tanta prosperidad como es el bancario, que en el año 2019 presentó ganancias por más de 13,5 billones de pesos en utilidades, este aprovechando la coyuntura para generar aún mayor rentabilidad, a cuenta del Gobierno Nacional y de las Mipymes, razón por la cual requerimos a la Superintendencia Financiera actuar con celeridad y así:

  1. Ejercer su función jurisdiccional como superintendencia para tener control sobre los abusos que estamos poniendo en su conocimiento.
  2. Evitar la destrucción masiva de empleos en la que se incurrirá si no se controla a las entidades financieras que estén obstaculizando el acceso a las líneas de crédito otorgadas por el Gobierno Nacional mediante decretos dados ante emergencia económica.
  3. Revisar y reportar a qué tipo de entidades llegan las líneas de créditos emanadas de los de emergencia.

Solicitamos muy respetuosamente poner la lupa en casos específicos como bancos que limitan la oferta de crédito solo a clientes o empresas que desean fidelizarse, y desvían créditos a las líneas comunes de estas entidades mientras niegan las líneas de Bancoldex ; otros, lo limitan a sectores de primera necesidad, es decir, a quienes hoy no lo necesitan, al mismo tiempo que niegan créditos a quienes los requieren para proteger el empleo de los colombianos, tal como detalla ACOPI en su misiva.

2019. Partido Conservador Colombiano